Portada > Novedades
Construir Juntos la Comunidad de Vida entre los Seres Humanos y la Naturaleza
--- Intervención de S.E. Xi Jinping Presidente de China en la Cumbre de Líderes sobre el Clima
2021-04-22 21:16

Excmo. Sr. Presidente Joe Biden,
Estimados colegas:

Me es muy complacido asistir a la Cumbre de Líderes sobre el Clima cuando celebramos hoy el Día Internacional de la Madre Tierra. Agradezco al Presidente Joe Biden por su invitación. En esta ocasión, quisiera intercambiar a fondo opiniones sobre el cambio climático con ustedes, discutir la respuesta colectiva a este desafío y buscar un camino hacia la convivencia armoniosa entre los seres humanos y la naturaleza.

Desde el inicio de la era de la civilización industrial, los seres humanos han creado una gran riqueza material a costa de la acelerada explotación de los recursos naturales, lo cual ha desembocado en el deterioro del equilibrio del ecosistema del planeta y las crecientes y agudas contradicciones profundas entre la humanidad y la naturaleza. En los años recientes, el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la desertificación y la mayor frecuencia de los incidentes climáticos extremos han acarreado severos desafíos para la subsistencia y el desarrollo de los seres humanos. La continua propagación de la pandemia de COVID-19 ha sumado problemas adicionales para el desarrollo socioeconómico de los países. Frente a las dificultades inéditas en la gobernanza ambiental global, la comunidad internacional debe asumir las responsabilidades y aunar los esfuerzos por construir juntos, con ambición y acciones sin precedentes, la comunidad de vida entre los seres humanos y la naturaleza.

--- Persistir en la convivencia armoniosa entre los seres humanos y la naturaleza. Como reza un sabio de la antigua China, "Todas las cosas nacen de la armonía de la naturaleza, y cada una tiene su propia forma de nutrirse de la naturaleza y crecer". La naturaleza es la cuna de la humanidad y todos los seres vivos, y ofrece las condiciones básicas para la subsistencia y el desarrollo de los seres humanos. Como la naturaleza nos da la vida, debemos tomarla como nuestro origen, respetarla, adaptarnos a ella y protegerla. Si no la respetamos y actuamos en su contra, terminaremos siendo castigados por ella. Si la naturaleza sufre daños sistémicos, la subsistencia y el desarrollo de los seres humanos serían río sin fuente y árbol sin raíz. En este sentido, se nos exige proteger la naturaleza y el medio ambiente como cuidar nuestros propios ojos y promover el nuevo patrón de convivencia armoniosa entre los seres humanos y la naturaleza.

--- Persistir en el desarrollo verde. Las aguas cristalinas y montañas verdes son tan valiosas como las montañas de oro y plata. Proteger el medio ambiente es proteger las fuerzas productivas, y mejorarlo equivale al desarrollo de las mismas. Se trata de un hecho tan obvio como veraz. Nos es menester abandonar los modelos de desarrollo que perjudican o socavan el medio ambiente, y decir no a las prácticas cortoplacistas que buscan un desarrollo temporal a expensas del medio ambiente. Hemos de adaptarnos al rumbo general de la revolución científico-tecnológica y las transformaciones industriales de nuestra era, aprovechar las enormes oportunidades ofrecidas por la transición verde, redoblar esfuerzos para transformar y actualizar vía innovación las estructuras económica, energética e industrial, haciendo del buen medio ambiente un sustento para el desarrollo socioeconómico sostenible del mundo.

--- Persistir en la gobernanza sistémica. Las montañas, los ríos, los bosques, las tierras de labranza, los lagos, los prados y los desiertos son partes inseparables de los ecosistemas. La protección ambiental no necesita soluciones parciales sin abordaje integral. Más bien, debemos seguir las leyes inherentes de los ecosistemas y tomar en consideración los diversos elementos de la naturaleza como un conjunto, para potenciar su capacidad de circulación y preservar el equilibrio ecológico.

--- Persistir en un enfoque centrado en el pueblo. El medio ambiente incide en el bienestar de todos los pueblos del mundo. En este sentido, hemos de tener bien presentes las aspiraciones de los pueblos a una mejor vida y a un mejor medio ambiente. Debemos ser bien conscientes de nuestras responsabilidades ante las generaciones venideras y trabajar por hacer compatibles la protección ambiental, el desarrollo económico, la creación de empleo y la eliminación de la pobreza, y velar por la equidad y la justicia sociales en medio de la transición verde, de manera que los pueblos se sientan más beneficiados, felices y seguros.